El aprendizaje constante y el desarrollo del talento son claves para el presente y el futuro del empleo, en un escenario de innovación y progreso tecnológico que avanza muy aceleradamente. Esta es una de las principales conclusiones de la jornada “La Vanguardia Talks” organizada para analizar el futuro del empleo.

En dicha jornada participaron Alfons Cornella, experto en innovación, quien avanzó los retos macro que tiene el empleo en los próximos años; Alexandra Andrade, experta en recursos humanos y directora general de Spring Professional, quien detalló la formación, el conocimiento y las habilidades necesarias ante el futuro; y Enrique Puig, director de recursos humanos de IKEA, que aportó la visión más práctica y explicó las líneas generales de la avanzada política laboral de esta multinacional sueca. El debate, que se emitió en streaming el pasado jueves a través de lavanguardia.com, estuvo moderado por la periodista Elisenda Vallejo, redactora jefa dela sección de Economía de La Vanguardia.

El conjunto de factores que confluyen en el mundo del trabajo, desde la irrupción de las nuevas tecnologías hasta la necesidad de incrementar el conocimiento y las habilidades personales, obligan, según destacó Alfons Cornella, a un reto enorme de formación constante y de reentreno de la población.

Un reto clave: La apuesta por el talento es fundamental para las empresas y para los trabajadores ante los nuevos retos de la economía y de la tecnología

Los cálculos de la OCDE estiman que en los próximos diez años habrá que reeducar y reentrenar a más de mil millones de personas en todo el planeta. Esto no se podrá hacer sólo desde los modelos de formación tradicionales, sino que deberá abarcar un amplio abanico de medios y procesos. “Lo fundamental –dijo Alfons Cornella– es poder estimular la curiosidad de las personas para que puedan evolucionar personal y laboralmente”. 

Alexandra Andrade coincidió en destacar las advertencias de la OCDE con respecto a que una parte destacada de la fuerza laboral mundial necesitará transformar sus capacidades de trabajo. Es un proceso muy acelerado. Tan solo en el 2022, según la misma institución, se espera que cambien el 42%de las habilidades básicas necesarias para realizar trabajos existentes en la actualidad. “Esto nos revela –dijo– lo importante que es que las personas tengan la oportunidad de volver a capacitarse y mejorar. El reciclaje profesional, la formación continua y la reimaginación son claves para que la automatización no derive en una destrucción de puestos de trabajo”.

Recordó que, según una encuesta, un 79%de los trabajadores españoles admite que es esencial formarse en competencias digitales en el futuro post pandémico. “La pandemia mundial ha obligado a las empresas y a los trabajadores –explicó– a avanzar a marchas forzadas hacia esa transformación digital. Por tanto, si tuviéramos que hablar de una consecuencia positiva de esta lamentable situación, esa ha sido la capacidad de adaptación de las personas, de forma individual y colectiva, para habituarse a una nueva realidad. Los profesionales han tenido que adaptarse en tiempo récord a procesos de transformación que llevan meses de trabajo en muchas organizaciones, lo cual demuestra que el cambio en las empresas tiene que ver más con las voluntades que con las capacidades que están latentes”.

La búsqueda del talento

A juicio de Alfons Cornella, el enfoque del mundo del trabajo en los próximos años, en este escenario, se centrará en la búsqueda del talento. La oportunidad de los humanos, frente al avance imparable de la tecnología inteligente, está precisamente en ser humanos y sacar el máximo partido de sus cualidades y de su talento. “Trabajar consistirá en aportar valor”, dijo. 

En su opinión el reto de cada persona, en los próximos años, estará en sacar el máximo partido de sus capacidades, sean las que sean,en el trabajo que sea.“Cada persona–explicó– tiene, o debería tener, la oportunidad de construir su trabajo sobre su talento. Y ayudar a encontrar ese talento deberá ser la principal función de la educación”.

Enrique Puig, director de recursos humanos de IKEA, multinacional sueca del mueble y la decoración que tiene 160.000 trabajadores en treinta países, 9.000 de ellos en España, dijo que hay que pensar que todo el mundo tiene talento. “A nosotros– dijo–nos gusta fijarnos en el potencial que tiene cada persona. Les ayudamos a autoconocerse mejor para que puedan desarrollar su talento. Lo necesitamos para el negocio y porque ayuda al desarrollo de la persona y a su progreso laboral, tanto dentro de IKEA como fuera el día que decida dejarnos”. Señaló que, paralelamente, la situación actual exige una intensa puesta a punto de las habilidades y el conocimiento para poder atender las crecientes necesidades de los clientes de IKEA. “Las nuevas tecnologías –dijo– son una oportunidad pero son las personas las que marcan la diferencia”.

Las personas en el centro

Explicó el director de recursos humanos de IKEA que en su compañía es importante el trabajo en equipo, la unión de esfuerzos para lograr objetivos y resultados, pero que también lo es la individualidad para que cada persona pueda contribuir desde su talento personal. 

Explicó Enrique Puig que IKEA apuesta, asimismo, muy fuertemente por la diversidad de talento como forma de enriquecer las decisiones que se toman cada día. Hay práctica igualdad de género, ya que el 49%de la plantilla son mujeres, y sólo en España hay trabajadores de sesenta nacionalidades diferentes y con diversos grados de formación.

Añadió que también fomentan la necesidad de delegar “para que las personas aprendan haciendo y tengan espacio para equivocarse y utilizar el error como fuente de aprendizaje”. Según dijo, “en IKEA entendemos el liderazgo como una acción–no como una posición–que sirva de ejemplo de la actitud correcta”. Se intenta trabajar, asimismo, con la máxima sencillez y la menor burocracia posible.

“Con todo ello –concluyó Enrique Puig– nos convertimos en posibilitadores de la visión de la empresa: crear un mejor día a día para las personas, con más calidad de vida, más calidez, funcionalidad, creatividad y organización para que puedan vivir mejor en su hogar, con las mejores soluciones a los precios más ajustados. En IKEA estamos siempre centrándonos en las personas, ya que son el eje de nuestro negocio y probablemente nuestra razón de ser”.

Con respecto al impacto de las nuevas tecnologías en el empleo, Alfons Cornella, durante su intervención, destacó la ventaja que supone poder combinar el trabajo de las nuevas máquinas inteligentes con el de los humanos. “Eso supone un enorme avance histórico –dijo–. Los softwares que se desarrollan permitirán la optimización del trabajo y el aumento de la productividad.

Creciente desigualdad

Insistió, en este sentido, en la importancia estratégica del talento. Incluso se ha abierto en el mundo una guerra por la captación de talento. China, en este sentido, ha puesto en marcha acciones muy agresivas para fomentarla repatriación del talento chino que hay en otros países y, además, para captar el mejor talento del mundo.

Sobre el futuro del empleo, Alfons Cornella alertó sobre la desigualdad. “El problema que se detecta –dijo– es que solo crecen los extremos: los trabajos muy cualificados y los poco cualificados. Ello aumenta la brecha salarial y provoca una polarización de la sociedad, con un creciente desequilibrio”. Por ello considera que se hace preciso impulsar de nuevo la igualdad de oportunidades. “Algo se ha roto en el contrato social”, afirmó.

Otro importante cambio de cara al futuro, según explicó, deriva del hecho de que la mitad de los niños que nazcan a partir de hoy vivirán cien años. La gente, por tanto, ya no se podrá jubilar a los 60 años, porque no será sostenible, y ello obligará a replantear la vida y el trabajo. Ya no vale el ciclo de estudiar, trabajar y retirarse, sino que a lo largo de la vida se irán planteando diversas situaciones de trabajo, de estudio y de autotrabajo que permitirán que la persona acumule un portafolio de valor personal, de conocimiento y de experiencia para aportar a los demás de forma constante. Esto generará una fuerza de trabajo posgeneracional, en la que la gente no se retirará en función de la edad, sino en función de si se encuentra con energía y con capacidad para generar valor y conocimiento”.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.