La transformación es una necesidad imperiosa en estos momentos para cualquier organización, ya no existen dudas de que la digitalización es imprescindible en el siglo XXI. Aunque en realidad es algo más que una digitalización. Lo que se inició como una transformación digital, es decir, como una integración de la tecnología como parte del negocio, se ha convertido hoy en una transformación profunda en las organizaciones, donde confluyen simultáneamente esa transformación digital con una transformación organizacional.

Liderar en la incertidumbre: Revolucionando el negocio

A la integración de la tecnología debemos incorporar nuevas formas de trabajar, nuevas formas de relacionarse, nuevas exigencias de los clientes, nueva competencia. Todo ello en un entorno complejo y cambiante que necesita de la agilidad y rapidez internas para dar respuesta al mercado y seguir siendo competitivos.

Convivimos simultáneamente con diversos cambios internos y externos que se van configurando y moviendo a gran velocidad. 

En esta situación el liderazgo evoluciona, también a gran velocidad, para dar respuesta a la exigencia y al progreso desenfrenado si no quieres ser fulminado del mercado.

Esta evolución se concreta en el Liderazgo Disruptivo.

Un estilo de liderazgo que promueve el talento y la disrupción constantemente.

Un estilo de liderazgo que hay que poner a prueba inmediatamente para lograr esa velocidad de transformación que llevará a la empresa a tener una ventaja competitiva en un momento de absoluta incertidumbre.

Para adquirir las capacidades y visión de este líder necesario hoy, en Kainova apostamos por entrenar a los líderes, para que apliquen de forma inmediata las habilidades que hacen posible la innovación como motor de la organización.

¿Por qué entrenar líderes y no formarlos?

Las empresas que están en proceso de transformación, incluso las que están avanzadas, se encuentran con el principal obstáculo: la mentalidad de todas las personas implicadas en el proceso (reticencias, desconfianza, cuesta aceptar lo nuevo…). 

Los cambios nunca son aceptados de primera, salvo la persona que está convencida de su necesidad y, con suerte, sus adeptos. 

La resistencia al cambio está en la naturaleza del ser humano, porque busca la seguridad y estabilidad. 

Cambio = desestabilidad e inseguridad 

Desestabilidad porque hay que aprender a hacer algo nuevo, o algo que ya conozco y he de realizarlo de forma distinta. Esto te obliga a pasar por el proceso de aprendizaje. Un proceso incómodo generalmente, pues requiere de un esfuerzo adicional a tu situación actual. 

Inseguridad porque no sabes lo que va a suceder, es nuevo para ti, no lo controlas y eso te hace sentir inseguro, un estado nada agradable.

La realidad es que no hay progreso sin cambio.

Al entrenarlos, los estamos acompañando en ese proceso de cambio, mejor dicho, de transformación de mindset. Tienen la seguridad de un mentor, por lo que el pánico de aplicar lo aprendido inmediatamente se reduce, logrando que experimenten el impacto positivo en el equipo y en sus resultados.

No se trata sólo de nuevas técnicas o habilidades, su comprensión e integración es lo que marca la diferencia.

Hacerse conscientes de que su liderazgo no tiene límites, como nos han dicho los participantes del programa RE-Evolución, es lo más relevante para elevar sus capacidades al máximo.

Han comprendido y experimentado que tienen la capacidad de movilizar a las personas potenciando su talento, y de esta forma están contribuyendo a acelerar el proceso de transformación de la empresa.

Esta capacidad se sustenta en la mentalidad que se requiere hoy para generar esa transformación profunda que el negocio necesita para seguir en un entorno complejo donde la rapidez en la adaptación a lo que va sucediendo es casi más importante que una estrategia perfectamente definida.

Entender este nuevo estilo de liderazgo, también es comprender que es una evolución necesaria para la revolución en la que estamos inmersos, en la que existen cambios a nivel social, económico, político y, por supuesto, un progreso tecnológico galopante.

Este liderazgo integra el estar cómodo fuera de la zona de confort, el vivir con retos constantes como estado natural, el aprender como parte del día a día. El líder disruptivo es entrenador de sus equipos, es un comunicador extraordinario que utiliza las cinco características de la comunicación poderosa, potencia la inteligencia colectiva e incorpora la innovación en su agenda.

Cuando te transformas en un líder disruptivo te conviertes en un líder inspirador, que entusiasma al equipo para que quiera aspirar a lograr los objetivos; transformador, pues contribuyes como agente de cambio influyente; y visionario, lo que le permite aportar mucho más al negocio al integrar la innovación como parte de sus habilidades.

Este nuevo estilo de liderazgo que promueve el talento y la disrupción constantemente entiende la necesidad del crecimiento continuo y lo estimula constantemente, pues ha sido entrenado para crecer sin límites.

Esa es la gran diferencia que llevará a las empresas que lo adopten a mantenerse y crecer a medio y largo plazo en el siglo XXI.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.