Humor i curiositats

Sabies que per la Xarxa corren molts continguts divertits o curiosos relacionats amb l'àmbit laboral? Aquí en tens uns quants. Segur que tu també en saps algun! Si ens l'envies, el difondrem

Un gos genial Un carnisser estava atenent el seu negoci i es va sorprende al veure entrar un gos. El va espantar, però el gos va tornar de seguida. Se 'n va adonar llavors de que duia una nota. Hi va llegir: "Podria enviar-me 12 salsitxes i una cuixa de bé, siusplau?"

El perro también traía dinero en el hocico, un billete de 50 euros. Cogió el dinero y colocó las salchichas y la pierna de cordero en el hocico del perro.

El carnicero estaba muy impresionado y, como ya era hora de cerrar el negocio, decidió seguir al perro. El perro comenzó a bajar por la calle cuando llegó a un semáforo.

Depositó la bolsa en la banqueta, brincó y apretó el botón para cruzar. Esperó pacientemente con la bolsa en el hocico a que se pusiera en rojo para poder cruzar.

Atravesó entonces la calle y caminó hasta una parada de autobús, con el carnicero siguiéndolo de cerca. En la parada, el perro miró hacia el horario y se sentó en el banco a esperar el autobús y cuando llegó uno, tras cerciorarse de que no era el autobús correcto, siguió esperando por el indicado. Otro autobús llegó y volvió a mirar. Vio que ese era el correcto y entró. El carnicero, boquiabierto, siguió al can.

De repente, el can se levantó y, erguido sobre las patas traseras, tocó el timbre para descender, todo ello con la bolsa en el hocico. Y bien, carnicero y perro fueron caminando por la calle, hasta que el perro se detuvo en una casa y puso las compras en el banco de la puerta. Entonces, retirándose un poco, corrió y dio golpes contra la puerta.

Repitió la acción varias veces. Nadie respondió en la casa. El perro rodeó la casa, saltó una cerca y fue hasta la ventana; allí comenzó a tocar con la cabeza en el vidrio varias veces. Regresó a la puerta, abrió un hombre, y éste comenzó a golpear al perro.

El carnicero corrió hasta el hombre para impedirlo, diciéndole:
"¡Por Dios amigo! ¿Qué es lo que está haciendo? ¡Su perro es un genio!"

El hombre respondió:
"¿Un genio? ¡Ya es la segunda vez en esta semana que el muy tonto se olvida las llaves!"


Moraleja:
Puedes continuar excediendo las expectativas en tu trabajo pero, a los ojos de según que jefe, siempre estarás por debajo de lo que quiere.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.